Todos los ciudadanos, unos en mayor medida y otros en menor, estamos sufriendo las consecuencias de una crisis sin precedentes.

Prácticamente no hay conversación, sea de la índole que sea, en la que no se mencione las dificultades que estamos pasando y, a veces, sin profundizar demasiado, achacamos toda la culpa a nuestros propios gobernantes.

Es cierto que quienes dirigen el destino de nuestra sociedad no pueden escapar a sus responsabilidades, pero también es cierto que no toda la culpa de lo que ocurre la tiene el gobierno de nuestra nación.

En la actualidad se está dando la circunstancia, hasta ahora prácticamente inédita, de que los clientes europeos que tienen nuestras empresas están reconociendo verdaderas dificultades económicas. Clientes franceses, alemanes, italianos o de Reino Unido están aplazando sus pagos reconociendo abiertamente que están atravesando problemas financieros. De esto no podemos culpar a Rodríguez Zapatero como algunas personas hacen alegremente.

Todo el mundo está atravesando momentos difíciles, económicamente hablando. No es algo circunscrito a España.

Lo que sí que es único en España es la falta de sentido de Estado del principal partido de la oposición. Tanto Rajoy, como Montoro o el ex presidente Aznar no pierden ocasión en cualquier foro nacional o internacional para desprestigiar la labor de nuestros gobernantes. En ningún país europeo ocurre lo que en España.

La crisis es mundial, y la solución ha de ser a nivel global, si se toman medidas “para España” no solucionaran nada en absoluto. Será como darse de cabeza contra un muro.

Ciertamente en España se ha visto agravada por la crisis inmobiliaria. Esta crisis no ha sido provocada por el actual gobierno, eso es por todos conocido, es el resultado de una política de crecimiento errónea que ha apostado por el ladrillo en lugar de crear riqueza mediante productos con valor añadido (el famoso I+d+i). La solución ha de pasar por una colaboración de todos los partidos con representación parlamentaria, de otra forma será realmente difícil superar la situación.

Lamentablemente parece que el Partido Popular no está por la labor. Prefiere como única receta, exigir reiteradamente las elecciones anticipadas.

 

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre