“CÍNICO es el que sabe el precio de todo y el valor de nada” Oscar Wilde

mentir.jpgCuando un pueblo vota y da su mayoría absoluta a una formación política, no sólo da su voto, si no que deposita su plena confianza en esas personas.
Después viene cuando una alcaldesa y el equipo del que se rodea alaban el buen criterio que han tenido sus votantes, prometen no defraudar y actuar siguiendo las pautas que les han marcado su electorado, el cual los ha elegido, supuestamente, confiando en que cumplirán su programa electoral y prometen gobernar escuchando y obedeciendo al pueblo.
Lo lógico es que a esto se le llamase buen hacer, o simplemente que esa fuera la definición de política, pero en el caso de Ibi  y su equipo de gobierno se puede llamar, sin ninguna reserva CINISMO.

Curiosamente, teniendo en cuenta las diferentes acepciones que la RAE destaca de esta palabra, todas y cada una de ellas se pueden aplicar a nuestro maravilloso grupo de gobierno.

1ª ACEPCIÓN: Desvergüenza en el mentir o la defensa y práctica de acciones o doctrinas deshonrosas.
Un buen ejemplo es la actitud que mostraron en el pleno en el que se trató el tema de Santa Lucía.
Desvergüenza intentando engañar a los ciudadanos que allí estábamos al pretender convencernos de que el PP estaba  haciendo todo lo posible por evitar la aberración de ladrillo que quieren plantarnos en el cerro de la ermita.
Defensa y práctica de acciones o doctrinas deshonrosas. ¿No les parece poco deshonroso que, esta gente que juega con el dinero de todos, se preocupen tan poco de nuestros mayores, nuestros enfermos, nuestros preescolares, que ni siquiera los tienen en cuenta a la hora de aprobar ellos solitos, con su mayoría absoluta,  los presupuestos?

ACEPCIONES 2ª y 3ª: Imprudencia, obscenidad descarada. Afectación de desasosiego y grosería.

Para estas dos acepciones hay varios ejemplos muy claros.

Imprudencia  es lo que cometió el Sr. Agüera al decir en pleno que a la empresa constructora se le tendría que indemnizar con 5 millones de euros. Vamos, que la cuarta parte del presupuesto municipal tendríamos que destinarla a pagar a los señores que quieren lucrarse a costa de nuestro pueblo. Todo esto, siempre que le hagamos caso a Don Miguel Ángel, aunque creo que eso sí sería cometer una imprudencia.

Desasosiego es lo que deben de sentir el Sr. Agüera y la Sra. Parra para actuar como lo están haciendo, vetando y censurando a los grupos de la oposición, y mostrando una cara vergonzosa y casi histérica frente a los medios de comunicación.

Dejaremos la grosería para otro momento, aunque seguramente haga gala de ella algún concejal del PP llamándome por ejemplo, cachorra.

De momento tenemos bastante ajustándonos a todos las acepciones de CINISMO.

Y para colmo, tenemos esta otra definición que le dio Oscar Wilde a esta palabra, el que parece que conociera a nuestro equipo  de gobierno

“CÍNICO es el que sabe el precio de todo y el valor de nada”

Nuria Pina Huertas

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre