“Es una enorme desgracia no tener talento  para hablar bien, ni la sabiduría necesaria para cerrar la boca” Gean de la Bruyère

gritos.jpgFueron las primeras palabras que me vinieron a la mente en el momento en el que escuché, como tantas otras personas en Ibi, a nuestra alcaldesa, la señora Mª Teresa Parra, mientras hacía referencia una y otra vez al presidente del gobierno de España, José Luís Rodríguez Zapatero.
 Catalogó de “mediocre” y “pura pena” a una persona que acaba de ser calificado como “referencia a seguir” por parte de Bruselas. Le deseó – metafóricamente según ella – al presidente de España que “ojalá se ahogara con el Ebro” pero, no lejos de quedarse aquí, calificó la llegada a la presidencia por parte de Zapatero de “accidente”. Quizá esa sea, con mucho, la peor de las afirmaciones que hizo,  sin contar con la “metáfora”.
¿A qué se refería con accidente?, ¿a la libertad democrática de 11 millones de españoles que votaron al PSOE porque querían un cambio?, ¿o se refería al peor atentado de la historia de España, el 11–M?. Y es que no es muy disparatado llegar a esa conclusión porque, no muy lejos, queda el segundo debate en el que Rajoy le dijo a Zapatero que “había ganado unas elecciones por Irak y el 11-M y parecía que quería volver a ganarlas con el 11-M”. Espero que la señora alcaldesa se refiera a lo primero porque grave es, ya de por sí, pero más grave es catalogar de “accidente” el atentado islamista.  
 En todo caso, ha tenido la señora alcaldesa una oportunidad de retractarse de su intervención desafortunada y fuera de Ley(*) en un medio público local, aunque ha preferido reafirmarse de sus declaraciones pero, apelando a la democracia y a que todos somos humanos, esperamos que la señora alcaldesa rectifique y se retracte de sus afirmaciones.

(*) Ley Orgánica 10/1991

Artículo anteriorQuédate con su cara
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre