Los últimos titulares que se han podido leer en los medios de comunicación locales no hacen sino augurar la cantidad de inauguraciones, primeras piedras y promesas con las que nos van a acribillar en los últimos meses antes de las elecciones del año que viene. Ya en el 2007 tuvimos que asistir al levantamiento in extremis de medio municipio, de golpe y porrazo, y a una serie de primeras piedras y promesas – siempre bien acompañadas de “pan y circo” – que se cortaron de cuajo justo el día después de los resultados electorales.

Desde entonces, hemos tenido una legislatura que se ha caracterizado más por una serie de noticias que nada tenían que ver con las actividades que se esperan de un Ayuntamiento. Hemos tenido la legislatura de la mayoría absolutísima y caciquil de doña María Teresa la Alcaldesa, la legislatura de la presunta caja B, la de “los extractos de las VISA no se enseñan”, la legislatura de “la culpa de todo la tiene Zapatero”, la de las despedidas “raras” de personal y de altas “sorprendentes” en la radio pública, la de continúo haciendo con los medios públicos de comunicación lo que me da la gana que para eso soy la alcaldesa, la legislatura de “menos mal que ha llegado el Plan E aunque no lo reconoceré en público jamás que me ha salvado de una legislatura en blanco”, la de las cuchilladas entre los miembros del PP, la de las pintadas extrañas en la pared de la Iglesia,….

Por lo tanto, es normal que ahora, en los meses que quedan antes de las elecciones locales, asistamos a una operación con lavado de imagen total a cargo de todo tipo de edificaciones, rotondas, arreglo de calles y un largo etc., o como se podía oír en los plenos municipales “engañar para ganar”. Que luego se queda todo – o casi todo – a medias… no pasa nada, el caso es que se ha ganado que es lo que interesa y luego con manipulación, y una buena dosis de demagogia, más el uso de la radio pública a la carta, se excusa todo en los próximos años.

Pero controlar o censurar los medios de comunicación públicos no es suficiente para conseguir tapar lo que no se quiere que se sepa. Hoy en día, aparte de las viejas costumbres del buzoneo y el salir a la calle; también tenemos internet, un medio de difusión de información que hace que la gente esté más informada y sea más complicado manipular.

Por último, sólo me queda proponer a la gente de Ibi hacer memoria y comprobar cuantas inauguraciones y promesas es posible que se repitan desde el 2007…. ¿se volverá a inaugurar el Centro de Día?, ¿Se volverá a prometer un pabellón?, ¿y las viviendas de alquiler para jóvenes?, ¿que prometerán con respecto al Museo del Juguete?, ¿aparecerán nuevas rotondas?… pronto lo sabremos.

Sergio Carrasco
S. General Joves Socialistes d’Ibi

Artículo anteriorEl Gobierno de España incrementa sustancialmente las becas en el curso escolar 2009-2010
Artículo siguientePromesas incumplidas (II)

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre