Hace unos meses, el actual Gobierno del Estado presidido por Mariano Rajoy decretó la supresión de las pagas extra de todos los trabajadores de la función pública, y digo esto porque no sólo se ven afectados los funcionarios sino también el personal laboral y el personal con contrato temporal que trabajan en los sectores públicos.

Esta medida es, además de injusta, controvertida, ya que provocará una retracción del consumo y por tanto empeorará la situación económica.

A esto hay que sumarle que, según el decreto del gobierno, sólo hay un colectivo en la función pública a quien no se le va a quitar la paga extra: a los políticos.

Al igual que otros de mis compañeros de corporación, esto nos pareció una vergüenza, por lo que algunos decidimos y nos comprometimos a renunciar a nuestra extra de forma voluntaria.

Pedimos que dicho dinero se destinara a asuntos sociales pero he ahí el problema: según el decreto, este dinero no irá destinado a inversiones necesarias para activar el empleo ni para ayudar a los que peor lo están pasando. Ese dinero sólo se puede destinar a reducir el déficit del estado, es decir, pagar a los bancos alemanes para quedar bien con Bruselas.

Ante esto he decidido rectificar: quiero cobrar la paga extra que me corresponde, eso sí, no me quedaré ni un euro porque mi compromiso es repartirlo de la siguiente manera:

500 € para Cáritas – Transfiguración del Señor.

500 € para Cáritas – Santiago Apóstol.

500 € para Cruz Roja Española.

300 € para la Marcha por la Discapacidad.

Pienso que son antes las personas que los bancos y por tanto así he decidido actuar.

El hecho de hacer público este compromiso y las entidades destinatarias puede ser interpretado por algunos como falta de discreción o incluso populísmo político. Nada más lejos de la realidad: lo he hecho público como garantía de transparencia y para que sea fácilmente constatable. Que nadie dude que lo llevaré a cabo.

Susana Hidalgo Vidal

Artículo anteriorEl Grupo Socialista denuncia el silencio ante la solicitud de las facturas de los regalos de boda pagados con la VISA del Ayuntamiento
Artículo siguientePrograma de actos

4 COMENTARIOS

  1. Querida Susana, hay Cáritas, Caritas y Carotas.
    Sin duda hay gente que colabora y es solidaria en Cáritas.
    Pero también sin duda hay unas Caritas de “damas de la cruz floja” que ya las descubría Pedro Ruiz en su canción.
    Y hay Carotas, como el tal Rouco Varela que se llena la boca diciendo “si la Iglesia paga el IBI irá en detrimento de Cáritas”. ¿Esto no es apología del terror? Que venga alguien y lo vea.

    Si los curas y monjas supieran…

  2. Susana, esto que vas hacer es un gesto que te honra, la palabra dada hay que mantenerla y tú eres de esas personas que cumple lo que dice y se deja la piel por los demás. Sé que no te va a gustar que escriba esto, pero alguien tiene que decirlo, todos los políticos NO SON IGUALES.

  3. Querida Susana los que te conocemos bien sabemos que si pudieses darias hasta tu apellido,de todo corazon gracias .Y no todos los politicos son iguales hay que saber votar a los buenos.Lo dicho sigue tan genial como siempre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre