04 de diciembre de 2013

Todos los años con motivo del 25 de noviembre, día Internacional de la Eliminación de la Violencia de Género contra la mujer, los partidos políticos presentan en todos los ayuntamientos mociones para concienciar y hacer visible esta triste realidad. En realidad es una forma de mostrar desde los ayuntamientos la repulsa a una lacra que deja muchas muertes todos los años, pero además de hacerlo visible y concienciar a la sociedad que es una cuestión de todos y todas, hay que profundizar y buscar soluciones que nos lleven a la igualdad y a que no muera ni una sola mujer por violencia de género.

En el pleno pasado aprobamos una moción  por unanimidad de todos los partidos políticos. Me resulta muy curioso que Rajoy, el actual presidente de España, no haya hablado nunca desde que preside la nación de violencia de género. Desde la llegada del PP al Gobierno, el presupuesto para erradicar la violencia de género se ha reducido casi un 28%. Sólo en nuestra comunidad se han cerrado en lo que va de año más de 30 casas de acogida.

El PP ha votado en contra de una iniciativa legislativa del PSOE para proteger a los menores que han sido victimas de violencia junto a sus madres y que siguen teniendo la obligación legal de encontrarse e incluso de vivir con su maltratador. La propuesta que los socialistas llevaron al Congreso de los Diputados estaba consensuada con las organizaciones de mujeres y de juristas y fue apoyada por todos los grupos políticos, excepto el PP. Esto me escandaliza, me indigna y estoy convencida que decepcionará a muchas fieles votantes del PP, incluso a más de un concejal del PP de Ibi que no tendrá idea de ninguna de estas cuestiones.

En el proyecto de reforma del Código Penal, el Gobierno del PP elimina la expresión “delitos relacionados con la violencia de género”. La eliminación de esta expresión, de gran carga simbólica, ha sido denunciada por el PSOE y por organizaciones de mujeres, asociaciones de juristas y hasta el propio Consejo General del Poder Judicial.

Entiendo que erradicar estos ataques a las mujeres por sus parejas o exparejas es muy complicado, pero son necesarias e imprescindibles leyes que protejan a la mujer, leyes que contemplen además medidas para proteger a los menores y que garanticen una red de servicios y centros de ayuda. Esa fue una máxima del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, algo que nadie le puede rebatir ni quitar. No todas las políticas son iguales y en muchos casos ni parecidas. Para la aplicación de las leyes se necesita voluntad política y presupuesto real favorecer todas las acciones derivadas del objetivo que persigue la ley.

Las mujeres del Partido Popular que conozco, cuando hablo de estos temas se indignan y me dicen que lo politizamos todo, que es una barbaridad que insinúe que al Partido Popular no le importan las muertes de estas mujeres. Yo les contesto muy claramente; son las políticas acertadas y con presupuestos efectivos las que cambian las cosas, por lo menos lo intentan hasta la saciedad. Por supuesto que al PP le importan las muertes, pero yo no insinúo, doy datos, y sin dinero para poner en marcha medidas, el resultado es un retroceso. El Partido Popular no cree en la Educación para la Ciudadanía, que es la base para educar en igualdad. Prefiere aprobar leyes educativas como la LOMCE. El PP no dedica presupuestos reales porque no cree que sean efectivas las leyes que protegen a la mujer y ante un problema de tal magnitud no ha promovido ninguna iniciativa legislativa. El resultado es una mayor indefensión.

Lo cierto es que cuanto menos servicios de apoyo existan para atender a las mujeres victimas de la violencia machista, menos denuncias se efectúan.

Todos los indicadores: número de denuncias, retirada de denuncias, asesinatos sin denuncia,… están dando señales de alarma. La respuesta del Gobierno ha sido recortar 8’5 millones de euros respecto a 2011.

Hay que denunciar porque la denuncia protege, en los últimos tres años , la inmensa mayoria de las mujeres asesinadas (75%) no había presentado denuncia y por tanto no habían podido disponer de las medidas de protección que establece la ley. Este dato avala la efectividad de la denuncia como parte del sistema de protección y confirman que la denuncia protege, pero para ello no hay que recortar en servicios que ofrece la ley, todo lo contrario hay que ampliarlos y mejorarlos al máximo.

Susana Hidalgo

 

Artículo anteriorEl Diario: “Neofranquismo”
Artículo siguienteMaite Parra no pagará lo que nos debe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre