7 de abril de 2014 

Por lo visto, la semana pasada, el presidente de la Generalitat Alberto Fabra, se reunió con alcaldes y concejales del Partido Popular para recomendarles que sepan escuchar a los ciudadanos, algo que ya denota que no lo hacen.

¿Cómo escucharles? Pues, según Fabra, “mirándoles a los ojos, estando con ellos y sabiendo qué es lo que buscan”. La frase se las trae.

Añadía el President que no le preocupa que desde la oposición le llamemos Fabra, pero que quiere que los ciudadanos le llamen Alberto… esa persona cercana que está con ellos. No comment.

Estas y otras frases que dijo “Alberto” (Fabra, quiera o no), suenan a huecas todas ellas y desprenden tufo de “topicazo” enlatado (“altura de miras”, “ser próximos”, “saber escuchar lo que dicen los ciudadanos” , “poner al ciudadano por delante de intereses del partido”…).

Esta misma persona pública que pide al ciudadano cercanía es el mismo que el día 29 de noviembre hizo desplazarse al Consell a Ibi para celebrar una sesión a escondidas de sus ciudadanos, con coches oficiales, chóferes, escoltas, policía, etc. No teniendo bastante con ello, tras las sesión y reapertura –lástima- del Museo Valenciano del Juguete, canceló un almuerzo en un restaurante de nuestra localidad, dejando a un buen grupo de ciudadanos esperándole en la puerta para “verle de cerca y mirarle a los ojos”.

La misma persona que a finales de enero, saltándose todo el protocolo habido y por haber, cambiaba dos actos e inauguraba dos puentes en Alcoy, en medio de los mismos, y dejando a una distancia de trescientos metros a los ciudadanos que querían estar cerca de su gobernante para “mirarle a los ojos”.

Señor Fabra, nadie acaba de caerse del guindo.

Vicente Bernabeu

 

Artículo anterior¿Qué está pasando?
Artículo siguienteAlgo huele mal en caso del cerro de Santa Lucía

1 COMENTARIO

  1. Es la misma persona que le elimino a los ciudadanos un servicio tan IMPRESCINDIBLE como el servicio Urgente de Ambulancia,manipulando y falseando datos que ni de lejos correspondian con la realidad,todo una absurda manipulación para engañar y estafar a los ciudadanos de Ibi y de toda la Comarca de la Foia de Castalla,como las elecciones están muy cerca se vierón en la obligación de restaurarlo,tragarse su propia mierda y miseria para recuperar votos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre