Es posible que para las personas que están trabajando en esta plaza el monumento pueda ser un trozo de piedra, pero para este pueblo es algo mucho más importante, es el símbolo de la responsabilidad y solidaridad de un pueblo.
El monumento a los donantes de sangre ha pasado la mayor parte de la semana en el suelo, esperando a que fuera almacenada en un lugar y en condiciones más apropiadas, hecho que suponemos tuvo lugar ayer tarde. Este monumento reconoce la labor de una asociación muy premiada por su ejemplaridad incluso a nivel nacional y no puede ser tratado como un escombro.

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre