Por Mamen Sanjuán

En Ibi, el urbanismo actual no es tanto la respuesta a un modelo de ciudad como una oportunidad de negocio. La planificación urbanística “nos la hacen”. Y digo esto porque el partido popular ha legislado una vez más ad personam, a la carta, en cumplimiento (presuntamente) de algún nuevo compromiso con algún promotor.

La Modificación nº 14, recientemente aprobada, hay que calificarla como una perversión de la planificación urbanística, o dicho de otro modo, como un ejercicio urbanístico-especulativo que no tiene conexión con los intereses e inquietudes de la población.

Como modelo de crecimiento del municipio, el Sr. Agüera propone  que se admitan “actuaciones de uso residencial-terciario-dotacional, con carácter turístico-deportivo, siempre que se trate de actuaciones estratégicas destinadas a implantar nuevos conceptos de asentamiento residencial, muy vinculados a la integración ambiental y paisajística, con un fuerte componente de usos dotacionales privados, asistenciales, deportivos y terciarios de alojamiento temporal”.

Todo este palabrerío esconde una recalificación de suelo, pero no cualquier suelo, sino aquel que pertenece a determinada persona y para hacer determinado proyecto. Eso sí, se hace con el comportamiento cómplice de los gobernantes del Partido Popular que son incapaces de contener la extrema voracidad de un sector con alto componente especulativo.

Cuando, además, se piensa la ciudad en términos de presente (el Ayuntamiento no tiene un euro) no se tienen en cuenta los efectos que los modelos urbanos propuestos pueden generar. El modelo de desordenación territorial se instala y a cambio obtenemos problemas de planificación de primera magnitud. Se moviliza nuevo suelo periférico y a cambio se abandona y degrada el centro tradicional. Esta promiscuidad sin control facilita los pensamientos que justifican el “¡qué mas da!” y por  ello y bajo la excusa de introducir en nuestro Plan General “directrices de sostenibilidad” (M.A. Agüera dixit) se plantea la aprobación de la Modificación nº 14.

Sr. Agüera, el objetivo principal de unas “directrices de sostenibilidad” pasa por introducir criterios de racionalidad y equilibrio en el conjunto del sistema desde un criterio básico, que es la preocupación por la calidad del modelo urbano. Hacer más ciudad y, a la vez, más campo sería la síntesis de los dos modelos, el urbano y el territorial.

Al contrario de lo que usted piensa, alguno estamos convencidos de que el acento debe ponerse en el crecimiento compacto de la ciudad, en la renovación y transformación del tejido urbano existente, con coherencia y con el criterio de minimizar la urbanización de nuevo suelo.

Puede haber quien crea que la forma de crecimiento propuesta por nuestros gobernantes es buena y generadora de riqueza, pero nada más lejos de la realidad. Todavía existe suficiente Plan General para crecer, sin necesidad de hacer modificaciones a medida de proyectos privados. No es que falte normativa urbanística, el problema es que hay en ciernes un megaproyecto que incumple la legalidad vigente. Vamos, que es ilegal, por eso el gobierno municipal se ve obligado a cambiar la normativa, para adecuar la legalidad al interés privado. No para adecuar el interés privado a la legalidad, como cabría esperar en un Estado de Derecho.

Con esta propuesta, no sólo nos jugamos persistir en el error de un modelo económico especulativo, sino que, además, pasamos a menoscabar nuestro desarrollo ordenado en provecho de unos promotores del juego del Monopoli. ¿Dónde queda el interés general? Al final, tendrán que ser los ciudadanos los que “alcen su voz” en contra de la especulación inmobiliaria y el expolio del territorio, ya que el Sr. Agüera y el equipo de gobierno están fallando en estos temas.

Artículo anterior“El poli”
Artículo siguiente

1 COMENTARIO

  1. He visto en Escaparate Digital el cartel de la Gala del Deporte. Lo que más destaca es un “saltador de esquí” de esos que veíamos cuando yo era un niño el día de Año Nuevo en la televisión. Entonces se celebraba, creo que en Austria. Ahora ¿va a celebrarse en Ibi?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre