Su colega portugués, Sr. Rajoy, el actual primer ministro, Passos Coelho, dicen que está muy quejoso por la interferencia en las cuentas del Estado de Moody´s, que es una de esas agencias de calificación privadas que –en estos tiempos de cólera y crisis- han convertido, o casi, a los Gobiernos democráticos en marionetas. ¿Entiende, por fin, Sr. Rajoy, que el principal problema de la crisis en España no es ni José Luis Rodríguez Zapatero ni menos aún Alfredo Pérez Rubalcaba? ¿Ha tomado ya nota, Sr. Rajoy, de que Moody´s manda en la práctica y detenta más poder que el nuevo Gobierno portugués, presidido por el conservador Pedro Passos Coelho? Le recomendamos, don Mariano, que deje de fumar tan tranquilamente su puro y que tome nota con urgencia de lo que ahora mismo está sucediendo en nuestro fraternal país vecino.

Desde el PP se ha venido de forma deliberada divulgando a la ciudadanía un sinfín de falsedades -a propósito de la angustiosa situación económica que atenaza a España-, como la de transformar a Zapatero en cabeza de turco. ¡Muy bien, bravo, jalean sin cesar los populares! ¿Pero ahora qué? Zapatero se va, pero Moody´s se queda. Sócrates se fue, pero las agencias calificadoras se quedan.

Moody´s ha sacudido en un santiamén la economía de Portugal, país rescatado hace bien poco, y ha organizado la de Dios es Cristo en la UE, donde algunos de sus dirigentes acaban de descubrir, por lo visto, el poder de las Moody´s y compañía. Tales agencias son como los tiburones que arrasan en el mar hombres, barcos, peces y lo que más les convenga. Xavier Vidal-Folch, periodista excelente, buen conocedor de los recovecos de la economía, desvelaba en El País el 2 de abril de 1011 las conductas de Moody´s. “Se lo guisan y se lo comen”.

Y recordaba este colega y amigo que un informe de 633 páginas, elaborado por el Senado de EE.UU. llegaba a la siguiente y muy interesante conclusión: “Esta crisis no habría sucedido sin las agencias de calificación”. En marzo del año en curso, el periodista Pere Rusiñol subrayaba en el diario Público: “El titular del juzgado número 2 de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, ha decidido incoar diligencias previas para investigar si las grandes agencias calificadoras (…) han cometido delitos por alterar el precio de las cosas en beneficio propio y perjudicar el erario público (…)”.

Rajoy se debe de creer, tras la victoria del 22-M, el rey del mambo. Incluso debe de soñar a menudo en los fastos de su entronización como presidente del Gobierno. También debe de recrearse pensando en que él y sus huestes están llamados a salvar España de la crisis. No sabe nada ni quiere saber nada de las agencias y los mercados. Su fijación la arrastra desde hace tres años largos y no se ha movido de su pasividad evidente y de sus constantes obstáculos, destinados a imposibilitar -en medio de la gran tormenta- los esfuerzos del Gobierno por eludir la catástrofe. Claro que a él le importa muy poco lo que realmente ocurre. A Rajoy la crisis le ha hecho un triunfador. Cosas veredes.

Artículo anteriorEconomía: la esperanza está ahí fuera
Artículo siguienteEntrevista a Antonio martos en Radio Ibi – 07/07/11

1 COMENTARIO

  1. Este señor sabe de que habla y lo explica muy bien, pero claro, al PP le resbala, porque España les importa una m….. Su objetivo llegar al poder y hacer todo lo posible por sus amiguitos los de las AGENCIAS CALIFICADORAS y otros como en esta Comunidad y sus amiguitos del alma.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre