Este Martes, día 27 de diciembre hemos tenido una comisión de Hacienda en donde hemos aprobado, con los votos a favor de los cuatro grupos de la oposición y la abstención del Partido Popular, la realización de una auditoria de muchas de las cuentas de los últimos años del Ayuntamiento de Ibi gestionado por el Partido Popular.

Esta acción que ahora comienza se enmarca dentro de las actuaciones necesarias que se deben de llevar a cabo dentro de nuestro Ayuntamiento y que hemos venido demandando, tanto el Partido Socialista como el resto de formaciones políticas que conformamos la oposición en el consistorio.

Es imprescindible conocer de forma clara y concisa toda la operativa que se ha seguido en los últimos años. No podremos hablar de “transparencia” si no conocemos de forma fiel la situación actual de nuestro Ayuntamiento y para ello es necesario conocer cómo se ha trabajado durante estos últimos años.

Lamentablemente tenemos que denunciar que en los últimos años se ha malgastado el dinero de todos los Ibenses y no se ha hecho nada en aras de contener el gasto. Se ha seguido aplicando un criterio “populista”. El partido Popular ha consentido gastarse más de UN MILLÓN de euros en “embellecer el pueblo” y luego, gracias a su incompetencia, es capaz de permitir que muchas noches quede a oscuras medio pueblo por no pagar unas horas extraordinarias a los electricistas municipales.

Creemos que hay muchas cosas que se han hecho mal y se hace totalmente necesario conocerlas de primera mano, de ahí que consideremos primordial encargar esta auditoria para una vez llevada a cabo, valorar sus conclusiones y, según el resultado, exigir las responsabilidades a que hubiera lugar.

Artículo anterior
Artículo siguiente“El Estado soy yo”

4 COMENTARIOS

  1. Envellecer, lo que se dice embellecer, es mucho decir. lo que han hecho es gastar dinero ¿quizás al 50 para ti, 50 para mi?, demasiado dinero para tan nefasto emvellecimiento.
    A mi que me encantan las plantas, he sufrido mucho de ver como se iban secando todas las de los maceteros del desvío y ahora ya no queda ninguna, y me pregunto una y otra vez ¿cuanto hemos tenido que pagar por los maceteros, por las plantas, arbustos, palmeras ?.
    Los caprichos se los paga cada uno, una, y los de esta despilfarradora, los tenemos que pagar todos?.
    Además, el dejar morir a las plantas por falta de riego y de cuidados ¿no es en delito de maltrato vegetal?
    Y la insensatez, ¿no es también delito por falta de seso?
    Y que alguien así esté sentada en la presidencia del Ayuntamiento rodeada de inútiles que le rien las tonterías y la desfachatez de la que hace gala a cada momento.
    Es digna alumna del que fue su amigo y mentor, hoy sentado en el banquillo y comportándose ante el Tribunal de una manera vergonzosa. Espero y confío en la Justicia y que semejante personaje deje de cobrar de nuestros impuestos.

  2. Amigo Arturo, me permitirás un pequeño matiz: no se trata de una auditoría (algo de mucho más alcance y costoso que lo que hemos propuesto). Nuestra propuesta consiste en algo más sencillo y más importante a la vez: realizar una revisión contable de determinados aspectos de la realidad económica municipal, como por ejemplo, la contratación administrativa.

  3. Amigo Basseta, efectivamente tienes razón, me he dejado llevar por la inercia que llevamos todos en cuanto a la firme voluntad de que de una vez por todas brillen las luces y los taquígrafos en nuestro Ayuntamiento. Un saludo.

  4. Me parece muy buna iniciativa.
    No entiendo la razón por la que las personas que se presentan a unas elecciones para optar a administrar el dinero de todos, una vez en sus cargos de gobierno hacen todo lo posible para entorpecer el acceso a la información.
    Disponemos de innumerables medios que permiten informar sobre los gastos e ingresos de una administración pública de forma detallada y accesible las 24 horas. No sirve una información resumida o agrupada, se debe facilitar el detalle (facturas, contratos…) que motiva el apunte contable, así como los movimientos detallados de las cuentas.
    Parece que el acceso a un cargo público de gobierno lleva implícito un “casposo paternalismo” que hace creerse al gobernante un ser superior capaz de pensar por cuenta de los “administrados”, a los que, desde su nombramiento, observa como personas con inferior capacidad de discernir lo que está bien o mal.
    Por ley debería obligarse a publicar en las web de los organísmos públicos todos los documentos de la gestión municipal (facturas, contratos, nóminas, actas, recaudaciones…).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre