Desde hace algo más de un mes, aproximadamente desde que la policía municipal se trasladó a las nuevas instalaciones en la antigua fábrica de Rico, el Ayuntamiento queda cerrado a partir de las 3 de la tarde.

Anteriormente se mantenía abierto porque quedaba el retén de dicho cuerpo de policía.

En principio se nos indicó a los concejales de la oposición, que fuésemos al retén de la policía a recoger la llave y así podríamos acceder a nuestros despachos. Posteriormente, a mediados del mes de enero, esto cambió y cuando fuimos a recoger la llave de la puerta de entrada, fuimos informados que la orden había cambiado (sin aviso alguno, por supuesto) y que para que pudiesen facilitarnos la llave teníamos que contar con el permiso expreso de “esta alcaldesa”, y que seríamos convenientemente perseguidos acompañados por un agente policial hasta nuestro despacho.

Como respuesta a nuestra pregunta de a qué se debía, tuvimos que “tragarnos” que era por seguridad, porque al Sr. Interventor le habían faltado algunos documentos de su despacho. Naturalmente “la dueña” puede entrar y salir cuando le plazca y en las dependencias que, en cada momento, considere. Es decir, nosotros no tenemos posibilidad de trabajar por las tardes ni acceder a nuestro despacho para recoger cualquier cosa que necesitemos, y ella puede mantener las tertulias que le apetezca con sus amigas, y a la hora que le apetezca. Con su llave entra y sale…

Naturalmente nos negamos a ser tratados como presuntos delincuentes y así lo hicimos saber a la primer teniente de alcalde Rosa Ibáñez, a la vez que le reivindicamos nuestro derecho a trabajar por las tardes, puesto que nosotros no tenemos dedicación exclusiva y las únicas horas de acudir a nuestro despacho es fuera del horario laboral del resto de empresas. No es menos cierto que trabajamos en casa, nos reunimos en la sede del partido, pero es inevitable que, ocasionalmente, tengamos que acudir al despacho donde tenemos gran cantidad de información que no está permitido sacar del Ayuntamiento.

Posteriormente a eso, Miguel Ángel Agüera nos comunicó que el problema estaba resuelto y que acudiésemos cuando lo necesitáramos al retén de la policía y allí nos facilitarían la llave a cualquier persona que fuese concejal.

Pues bien. Un mes después, fuimos al retén policial a por la llave y el policía que nos atiende nos dice, cumpliendo fielmente sus obligaciones, que nada ha cambiado, que siguen teniendo la misma orden: es decir si hay permiso expreso de “la dueña del cortijo”, algún policía nos perseguirá acompañará hasta nuestro despacho, si no, pues no entramos.

Hemos sido elegidos por los ibenses para trabajar por ellos y merecemos la confianza que nos han depositado. Somos perfectamente conscientes de que no se pueden pagar horas extraordinarias para mantener “sine die” a un funcionario que esté allí las 24 h. del día, pero las dependencias como Servicios Económicos, Secretaría, Alcaldía, etc. todos, sin excepción, tienen la puerta de acceso cerrada con llave. Además no es justo que se nos aplique indiscriminadamente el “supuesto de culpabilidad”. Nuevamente reivindicamos nuestro derecho al acceso a nuestro despacho. Y reivindicamos ejercer este derecho como cualquier ciudadano de bien.

Artículo anteriorLa reforma laboral en 100 palabras
Artículo siguienteManifestación de alumnos de los tres IES de Ibi por los recortes en Educación

3 COMENTARIOS

  1. pues haced un plante a la puerta del ayuntamiento, siempre os quejais de boca,REVELAROS YA

  2. Perplejo , de verdad que valor teneis y lo que teneis que soportar , chico que se cierren sus despachos con llave , esto parece de Republica bananera .Cree el ladrón que todos son de su condición, o como el perro del hortelano ni come ni deja comer.

  3. Sento, ya sabes que yo fui el primer afectado por esta discreccionalidad de la señora Alcaldesa. Por mis circunstancias particulares quizás sea el más perjudicado, y en una ocasión me vi obligado a no irme a casa a comer y quedarme en el despacho para poder trabajar por la tarde. Como no salí del Ayuntamiento, no me pudieron negar la entrada.

    Pero como yo lo que quiero es trabajar y no crear problemas, planteé una solución al Ayuntamiento: ya que en el Polivalente se disponen de instalaciones, así como en la Casa de la Cultura, que abren por las tardes, que se me facilitara gratuitamente una conexión móvil a internet para mi ordenador portátil, así yo podría trabajar desde cualquier instalación municipal, y no necesitaria acceder a mi despacho para poder tener acceso a Internet. Hasta eso se me ha negado.

    Luego somos la oposición la que creamos los problemas. En este caso, la falta de previsión del Sr.Agüera, responsable último de los accesos a los edificios públicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre