El gobierno de España ha decidido que ya está bien. ¿Qué es eso de que la sanidad en España sea gratuita y universal? Hay que hacer caja como sea y a costa de quien ya sabemos.

El próximo 1 de septiembre entrará en vigor otra medida que cercenará desde la base el estado del bienestar en su vertiente sanitaria. Como todas las medidas que Rajoy ha tomado hasta el momento para combatir la crisis, ésta también ataca únicamente a los más desfavorecidos de la sociedad. A los inmigrantes en situación irregular.

Mato-Montoro-Rajoy han echado cuentas y ven que a estas personas, que son las más desprotegidas precisamente por su situación, han de pagar anualmente entre 710 euros y 1.800 euros dependiendo de la edad que tengan. ¿Acaso no saben nuestros gobernantes que, volvemos a decir, precisamente por su situación va a ser imposible que estas personas puedan pagar estos importes?

Esto no es una reforma sanitaria, esto es una nueva confirmación del ataque frontal al que el gobierno de Rajoy está sometiendo al Estado del Bienestar. Ante tamaña injusticia, una gran parte de los profesionales médicos y enfermeros se han visto obligados a defender el modelo sanitario conseguido en España y que es la envidia del resto de países desarrollados. Apelan a la objeción de conciencia y manifiestan públicamente atenderán igualmente a estas personas, tengan o no los papeles en regla. Advierten también de los peligros que estas medidas pueden provocar, como son el descontrol y proliferación de enfermedades que en los países del primer mundo ya consideramos erradicadas. A estos profesionales les acompañan partidos políticos, sindicatos y ONG.

Frente a las posiciones tomadas por gran número de facultativos, están las propuestas de los políticos del Partido Popular. Así José Antonio Monago –Presidente de la Junta de Extremadura- tras matizar que “no es una cuestión de humanidad sino de presupuesto” propone que todas las atenciones que estos médicos presten a las personas en situación irregular, les sean deducidas de su propio sueldo. O las del señor Rosado – Conseller de Sanidad de la Comunidad Valenciana- quien asegura que “no son –los facultativos- quienes tienen que decidir que un paciente pague o no”.

Por otro lado, Mariano Rajoy “El Iluminado” hace unos días, en un ataque de espiritualidad nos dice “A veces estamos pensando siempre en lo material, y al final los seres humanos somos sobre todo personas, con alma y con sentimientos, y esto es muy bonito y me reconforta mucho”. Mariano coja a sus compañeros de gobierno de la mano y váyanse a practicar unos ejercicios espirituales de los que teníamos en época franquista, pero háganlos lejos del gobierno. No nos ayude más, por favor.

Artículo anteriorUna plaza sin estrella
Artículo siguienteCiudadano automático

2 COMENTARIOS

  1. VICENTE CUANTA RAZON TIENES,MUY BUENO TU ARTÍCULO.AL PARTIDO POPULAR QUE MAS LE DA QUE PUEDA MORIR O EMPEORAR DE SUS ENFERMEDADES LA GENTE POR FALTA DE ATENCION MEDICA O ENFERMERA,COMO TODOS ELLOS TIENEN SUS SEGUROS PRIVADOS…PORQUE TIENEN Y SI NO LO CONSIGUEN MUCHO DINERO. CÓMO?…….. LOS POBRES QUE SE MIERAN, DA IGUAL

  2. Hola, este escrito lo ratificaria el 99,9% de las personas que viven en este país, pero al mismo tiempo el 100% te dirian que si esto no se puede pagar con dinero que no se tiene y se debe financiar en europa al precio que dicten los mercados mejor no, osea mejor no des gratis un servicio que no puedes o podemos pagar.
    Al final lo que nos preguntamos todos los ciudadanos de este pais es ¿por que a mi se me frie a impuestos para pagar hasta el aire que respiro y a los demas no?, la solidaridad tiene muchas caras, la peor es ser solidario con el dinero de los demas, por que sin estar de acuerdo con ninguna ideologia (no es de recibo tenerla en el siglo XXI), todos esos medicos pagados por todos que quieran hacer servicios gratuitos lo deben hacer en sus horas libres, ESO ES SER SOLIDARIO, lo otro es ser un geta.
    A ningun pobre desgraciado de este pais que tuvo que emigrar para buscarse la vida allende los mares, ningun ciudadano de ningun pais tuvo a bién pagarle ni una aspirina, es más o trabajaba con nomina o era expulsado, aqui de buenas personas estan las esquinas llenas, de almas de bien gastando dinero de todos en pro de la etica (y el voto por que no decirlo) tambien andamos sobrados, creo que lo único que queremos ya la mayoria de ciudadanos de este pais es cordura para gastar cuando se tiene y apretar los puños cuando no hay más que deudas, y la decisión de solidaridad la cogemos cada uno desde casa que es por donde se empieza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre