A casi nadie se le escapa que las grandes contrataciones de los Ayuntamientos a empresas privadas son oportunidades para presuntas corruptelas. A día de hoy y después de la imputación por presuntos casos de corrupción y malversación de fondos de varios concejales del PP, manos derechas de Maite Parra, a casi nadie se le escapa que la alcaldesa actuaba presuntamente en total connivencia con Ana Sarabia, José Antonio Onsurbe y Miguel Ángel Agüera.

En el pleno extraordinario del pasado viernes pudimos ver como la alcaldesa quería pasar de puntillas sobre el tema de la denuncia presentada por la empresa Secopsa-Bluesa que en su día fue propuesta en la mesa de contratación para la adjudicación de la recogida de basuras y limpieza viaria y que posteriormente se desestimó. Como siempre, Maite Parra alega que no sabe nada, que ella no ha firmada nada, ni se enteró de nada, ahora bien las medallas de transparencia y buena gestión se las adjudica para ella en primera persona y a veces añade al resto.

Maite Parra, al igual que Barcenas, Cospedal y Rajoy, trata a todo el mundo de idiota para arriba, se burlan en la cara de quien sea sin inmutarse, se pone las medallas pero cada día convencen a menos gente. En el pleno del pasado viernes la alcaldesa creo que no convenció absolutamente a nadie. Estoy totalmente segura que todos los presentes, incluidos los de su partido, saben que miente y que tiene mucho que esconder.

Me da toda la impresión que todos estamos esperando que se levante el secreto de sumario y que independientemente de lo que aparezca, nadie, ni siquiera los propios, lo esperan porque crean en su inocencia, sino porque esperan su imputación y su inmediata dimisión. En cuanto a la dimisión ¡ Que ilusos! Si hay diez imputados en los sillones de las Cortes Valencianas, total una más, en el caso que salga imputada, claro.

El caso de la contratación de la recogida de basuras y limpieza viaria del Ayuntamiento de Ibi ha sido un punto de discordia entre los nuevos concejales del PP, que pasadas las elecciones creían a pies juntillas lo que Miguel Ángel Agüera y Maite Parra les decían, y que gracias a las presiones y denuncias de los grupos de la oposición no se llevo adelante como Maite Parra pretendía. El PP, que no la alcaldesa, dieron marcha atrás en uno de los casos que más ha denunciado el grupo municipal socialista.

Poco antes de las elecciones el PP convoca la mesa de contratación para adjudicar el servicio de recogida de basuras y limpieza viaria para los próximos 25 años por un importe nada más y nada menos que de 36.000.000 de euros, de forma urgente, a pesar que la contrata anterior llevaba un año vencida. Pasadas las elecciones y al no conseguir mayoría absoluta, le conceden a Juan Valls, clave en las decisiones por la nueva composición en el plenario, la concejalía de Fiestas y Tradiciones, asegurándose así la total dedicación de este señor a las Fiestas y Tradiciones que tanto se estima, y para el caso que nos ocupa, el de la contrata millonaria, se aseguran que le lleguen a Juan Valls informes favorables de la mano del Secretario del Ayuntamiento. Juan Valls, actuando de buena fe, nos habla del informe del Secretario que es totalmente favorable a la adjudicación de la contrata por 25 años. Se sorprende al comprobar que los grupos de la oposición no disponemos de este informe, y quizás por ello y por todas las denuncias de los grupos de la oposición, decide no apoyar esta propuesta, ya que necesariamente necesitan su voto en el plenario, necesitan la mayoría cualificada, es decir 11 votos a favor, no vale el voto de calidad de la alcaldesa en caso de empate.

Mª Amparo Pina llega a votar favorablemente en la mesa de contratación para la adjudicación a la empresa Secopsa-Bluesa junto al secretario de la corporación y en contra de los votos del interventor y el técnico, pero a última hora escucha a los grupos de la oposición y pide un informe a la Junta Superior de la Generalitat, la cual emite un informe demoledor donde explica claramente que todo el proceso no se ha podido hacer peor. Ante tal evidencia se desestima la adjudicación a la empresa Secopsa-Bluesa. Esta decisión provoca la denuncia de la empresa al Ayuntamiento por entender que se le ha perjudicado. Ahora el Ayuntamiento tiene que acordar la defensa y designar letrado y procurador para la defensa, otro gasto más, que se podría haber evitado de haber hecho las cosas bien.

Esta contrata era un presunto “pelotazo” de Agüera y Maite (o de Maite y Agüera), un buen presunto pellizco que no consiguieron… ¿O sí y por eso ahora vienen las denuncias?

Susana Hidalgo

Artículo anteriorHoy viernes hay Pleno Extraordinario
Artículo siguienteComunicado de la Plataforma en Defensa de la Ley de Dependencia ante los brutales recortes que entran en vigor

1 COMENTARIO

  1. Nos escandalizamos al ver lo que está ocurriendo en el PP de Madrid. Pero en la Comunidad Valencian sabemos mucho de pelotazos y en Ibi también. Maite y Aguera, Aguera y Mayten tienen el deber de explicarnos a los ciudadanos los sobrecostes en las obras, todos los temas oscuros como el teatro rio, el agua, las basuras o el alamí y como no explicarnos en que se gastan nuestro dinero, porque nuestro pueblo da pena de lo SUCIO Y ROTO QUE ESTÁ.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre