1 de febrero de 2014

Quizás algún día veamos en la Puerta del Sol de Madrid, un monumento con cuatro esculturas: la de Ana Mato, la de José Ignacio Wert, otra de Fátima Báñez y, como no, la de Montoro. En la base del monumento debería haber un epitafio que dijese “Estos son los cuatro pilares que han levantado el país de la ruina en la que la había dejado Zapatero”.

Un partido político ganó las elecciones con mentiras, engaños, promesas falsas y la ayuda económica de ciertos empresarios. Por eso, desde que cogieron el sillón no han sido capaces de cumplir ni una sola promesa de las que nos hicieron. Como es normal, se excusan en la herencia recibida, pero no dicen que la mayor parte de esa herencia la han recibido de las comunidades autónomas en las que ellos gobernaban. Veremos qué herencia dejan ellos cuando salgan del gobierno, pero no hay que apurarse porque, según Montoro, ya hemos salido del túnel. En parte lleva razón, porque ya están fuera del túnel los que nunca han entrado por él, es decir, los grandes empresarios, banqueros, los señores obispos y los patriotas defraudadores que tienen el dinero en paraísos fiscales. Los tres millones de personas que viven con 300 € al mes, las 300.000 familias que están viviendo de la pensión de los abuelos o de los 400 € de prestación de alguno de los miembros, las miles de familias que viven de la caridad,… todos estos no han empezado a salir del túnel. El señor Montoro está faltándole al respeto a millones de personas que viven en la miseria, en la pobreza. No se merece el sueldazo (y quizás el sobresueldo) que está cobrando a cuenta de nuestros impuestos porque es un incompetente.

Este gobierno sólo le quedaba destruir a la clase media y ya lo han conseguido. Muchas personas confiaron en las promesas del PP y les ha salido el tiro por la culata. Tenían buen trabajo y buen sueldo y pensaron que votando a esta cuadrilla de mentirosos seguirían igual. Muchos han perdido el trabajo y sólo se han quedado con la hipoteca. Ahora para comer tienen que ir a comedores públicos.

Ya no hay clase media, unos son muy ricos y la mayoría pobres.

¡Qué vergüenza de gobierno! Y quieren hacernos creer que todo va bien.

Gonzalo Milla Tebar

 

Artículo anteriorEscaparate: “Bienvenido a la Alcaldía”
Artículo siguienteXimo Puig: “La salida de la crisis no puede llegar bajando los salarios y arruinando factorías que han trabajado perfectamente”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre