• El saldo negativo de las cuentas públicas se sitúa en el 3,68% del PIB, tres puntos por debajo del objetivo para el conjunto del año.

• Las pagos no financieros se reducen en el ejercicio, gracias a la contención de las inversiones, los gastos corrientes y los salarios del personal público.

• Las medidas normativas adoptadas por el Gobierno impulsan la recaudación impositiva en 5.650 millones de euros.

El Estado registró hasta el mes de noviembre un déficit de 38.765 millones de euros en términos de contabilidad nacional, lo que equivale a un 3,68% del PIB, según el avance de los datos de ejecución presupuestaria presentado hoy por el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña. Este saldo negativo de las cuentas estatales es inferior en un 45,8% al registrado en el mismo periodo del año pasado, cuando el déficit acumulado ascendía a 71.525 millones de euros, equivalentes al 6,79% del PIB.

A falta de un mes para cerrar el ejercicio presupuestario de 2010, el déficit de la Administración central del Estado se sitúa casi tres puntos por debajo de lo establecido para el conjunto del año (6,7% del PIB) lo que permite anticipar que se cumplirá el objetivo marcado dentro de la senda de consolidación fiscal de las cuentas públicas para el presente ejercicio.

El déficit registrado a la finalización del mes de noviembre es resultado de unos recursos no financieros acumulados durante los once primeros meses del año de 123.360 millones de euros, frente a unos gastos no financieros que alcanzaron los 162.125 millones de euros.

En términos de caja, una metodología contable que anota los ingresos y pagos realizados en el momento en el que se hacen efectivos, la Administración central del Estado presentó un desequilibrio de 43.047 millones de euros, frente al saldo negativo de 68.509 millones que se registró en el mismo periodo de 2009.

INGRESOS NO FINANCIEROS

En las cifras de ingresos no financieros se aportan datos del conjunto de las administraciones públicas, antes de descontar la participación de las administraciones territoriales (CCAA y corporaciones locales), al objeto de que se pueda realizar un análisis más completo.

Los ingresos no financieros totales ascendieron hasta el mes de noviembre a 162.947 millones de euros, lo que supone un incremento del 8,1% respecto al mismo periodo de 2009. Los ingresos impositivos, que representan el 92% del total, muestran una tasa de crecimiento del 11,1%, que obedece a varios factores entre los que destacan las medidas de consolidación adoptadas en materia fiscal (supresión parcial de la deducción de hasta 400 euros, elevación del tipo de retención aplicable a las rentas del capital, aumento de impuestos especiales e IVA) y las menores devoluciones por IVA. El positivo impacto sobre los ingresos de estas medidas ha sido atenuado por otras que han operado en sentido contrario, como las menores retenciones de trabajo por la rebaja de los salarios públicos o el efecto de la reducción del tipo impositivo por mantenimiento o creación de empleo sobre las cuotas de IRPF y Sociedades. El efecto neto sobre la recaudación impositiva de las medidas normativas aprobadas por el Gobierno se había elevado, hasta el mes de noviembre, a 5.650 millones de euros.

Los ingresos por impuestos directos y cotizaciones sociales ascendían al cierre de noviembre a 82.612 millones de euros, lo que supone una disminución del 0,4% respecto al año pasado. Los impuestos indirectos, por su parte, presentaron en el mismo periodo un crecimiento del 29,2%, impulsado por el buen comportamiento del IVA. El resto de los ingresos no financieros del Estado aportaron 12.418 millones.

Por figuras impositivas, el IRPF acumula una recaudación de 62.610 millones de euros, lo que representa un alza del 4,7% respecto a 2009. El Impuesto sobre Sociedades ingresó en los once primeros meses del año 16.489 millones de euros, un 17,3% menos que en el mismo periodo del año precedente. Esta cifra se explica en parte por el efecto de las medidas normativas aprobadas en el impuesto, que han representado una pérdida neta de ingresos en lo que va de año de 527 millones.

El IVA generó durante los once primeros meses del año cerca de 15.000 millones más que en el mismo periodo de 2009 y cerró noviembre con una recaudación acumulada de 46.947 millones de euros, lo que supone un incremento del 45,4% respecto al ejercicio anterior, muy por encima del 35,9% previsto en el avance de liquidación para este año. El efecto de la subida de tipos hasta la fecha se calcula en 1.705 millones de euros.

Los impuestos especiales mejoraron sus ingresos en un 2,5% y aportaron 18.195 millones a las arcas públicas hasta el mes de noviembre. Destacan los incrementos de recaudación en el Impuesto sobre el Tabaco (3,3%) y en el Impuesto sobre hidrocarburos (1%), afectados por el aumento del tipo medio respecto al año anterior.

PAGOS NO FINANCIEROS

En lo que se refiere a los pagos no financieros, éstos sumaron 162.257 millones al cierre del mes de noviembre, lo que supone una caída interanual del 0,8% respecto a los 163.601 millones que se habían pagado hasta noviembre de 2009.

El efecto de las medidas de restricción del gasto se percibe en todos los capítulos, a excepción del de gastos financieros, que aumenta debido al mayor volumen de deuda en circulación. Los gastos corrientes caen un 11,6%; las transferencias corrientes lo hacen en un 0,3%; las transferencias de capital, un 10%; mientras las inversiones reales registran un retroceso del 17,4%.

El documento “Los principales indicadores de la actividad económica y financiera del Estado” se encontrará disponible a partir de hoy en la página web del Ministerio : www.meh.es

Artículo anteriorEl canibalismo interno del PP
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre