1. Incapacidad del Gobierno para buscar un consenso en materia de educación que pueda dar estabilidad a nuestro sistema educativo, des-preciando a la comunidad educativa y a los interlocutores sociales y polí-ticos con los que nunca se contó, salvo para pedir su adhesión al Proyecto de Ley.

2. lnstrurmentaliza las legítimas aspiraciones de mejora del sistema educativo para imponer una contrarreforma segregadora e intervencionista, que resulta inútil para resolver los problemas reales de la educación.

3. Carece de una memoria económica creíble y suficiente y deja a una dudosa financiación europea la cobertura de los créditos que genera la reforma.

4. Conculca el principio de igualdad de oportunidades al producir la segregación temprana, permitir la publicación de rankings y favorecer la exclusión del alumnado con dificultades.

5. Promueve un sistema de reválidas con efectos punitivos en vez de formativos, que alienta la desconfianza hacia el profesorado y limita la formación integral del alumnado.

6. Devalúa el sistema de Formación Profesional, necesitado de impulso y respaldo, y organiza una clasificación de asignaturas arbitraria, con una ordenación académica incongruente y antipedagógica que deja fuera del currículo importantes áreas formativas como Educación para la Ciudadanía y otras imprescindibles para la formación integral del alumnado.

7. Niega la diversidad lingüística de las Comunidades Autónomas con lengua propia y atenta contra el modelo de inmersión lingüística que garantiza el conocimiento del catalán y el castellano al finalizar la formación y que ha sido fundamental para la cohesión social y la convivencia lingüística en Cataluña.

8. Impone la recentralización educativa al promover un cambio en la distribución de las competencias y otorga al gobierno del Estado el total control de ciertas áreas estructurales y una mayor capacidad para determinar el currículo y las nuevas reválidas.

9. Limita la participación de la comunidad educativa al vaciar de competencias los consejos escolares y postula una autonomía de los centros intervencionista respecto de las condiciones laborales de los trabaja-dores.

10. Lesiona la acreditada equidad de nuestro sistema educativo público sin mejorar la calidad e instala un modelo educativo elitista, economicista e impropio de un Estado aconfesional.

PSOE, CiU, Izquierda Plural, PNV, Grupo Mixto, FETE-UGT, CCOO, STES, CEAPA

 

Artículo anteriorEl Señor Rajoy es como las pulgas
Artículo siguienteSanta moción

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre