No es la primera vez que hablamos del victimismo del equipo de gobierno encabezado por Rafael Serralta. Cuando gobernaban en minoría, se arrogaban todo el mérito de lo que salía bien, pese a no ser en muchos casos los promotores, organizadores o ideólogos de dicho asunto, propuesta o evento. Eso sí, cuando las cosas no salían bien, la excusa siempre era que “la oposición no nos deja”. Tras conseguir mayoría absoluta, este argumento dejó de tener sentido, por lo que ahora el mantra es otro. Desde hace dos años, todos los problemas que afectan Ibi vienen de fuera: la falta de suelo industrial en Ibi, el encarecimiento de las materias primas, el retraso en la valoración de grado de dependencia en nuestro municipio, la deficiente o nula inversión en energías renovables, la saturación de los servicios sociales municipales, la falta de efectivos de policía local, una Casa de los Reyes Magos que se nos cae, el déficit en todas las áreas del Ayuntamiento por falta de personal,… todo esto que lleva años cociéndose, ahora es culpa siempre de otras administraciones. Vamos, que no tiene nada que ver con el equipo de gobierno del PP, que son los que gestionan el municipio desde hace 18 años y en estos últimos con mayoría absoluta.

Durante mucho tiempo el PP ha vivido de las rentas del trabajo del gobierno socialista de Vicente García, que en sus años de mandato desarrolló en Ibi 2,5 millones de metros cuadrados de suelo industrial. Ahora resulta que en estas casi dos décadas de PP en el gobierno de Ibi, la falta de suelo industrial es por culpa de otras administraciones y no de la falta de previsión – y/o capacidad – del equipo de gobierno del PP. Entre 2011 y 2015 el PP estuvo gobernando simultáneamente en el municipio, en Diputación, en la Comunidad y a nivel estatal. ¿En ese momento de quién sería culpa? Todo son excusas para tapar la mala gestión, en algunos casos, y la falta de gestión, en demasiadas ocasiones. Mientras seguimos buscando culpables fuera, más de 10 empresas ibenses ya se han ido del municipio, algunas parcialmente y otras totalmente, asfixiadas por la falta de suelo que impide que puedan crecer y desarrollarse. El problema es que, yendo todo como la seda, aún pasarán años para ver construido el nuevo polígono, por lo que mucho nos tememos, la cifra de pérdidas no quedará ahí.

¿Van a hacer ya algo o se van a limitar a seguir echando balones fuera? El problema es que, cuando un equipo de gobierno se dedica cada vez más a externalizar las gestiones, a funcionar por inercia y a invertir solo a base de subvenciones concedidas por otras administraciones, esas a las que luego culpan de todo, los problemas se hacen crónicos, y así nos va.

Sergio Carrasco Martínez

Artículo anteriorL’ embossament als Serveis Socials d’Ibi
Artículo siguienteSergio Carrasco es nombrado nuevo presidente del Consejo del Área de Salud de Alcoy

Dejar respuesta

Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre